Ese objeto llamado anteojos, lentes, gafas…

Hay poca gente que envejece con gracia y menos gente aún que envejece con gusto. El paso del tiempo es inevitable y casi siempre termina por jodernos de mil maneras distintas.

Para hacer corta la historia, porque no es que haya mucho que decir, decidí asumir que me estoy dañando un poco más la vista cada día que paso sentada frente a un monitor y actuar muy responsablemente al mandar a hacer no 1 sino 2 pares de lentes.

Las razones de que sean 2 pares de lentes son varias:
1. Si rompo un par (como ya he hecho en otra oportunidad), tengo otro a la mano.
2. Si me roban un par (como ya ha pasado en otra oportunidad), tengo otro a la mano.
3. Si una de las monturas que escogí, aún cuando me tardé muchísimo en elegirlas y descarté el resto de las que había en la óptica, por algún motivo extraño me resulta incómoda… adivinen ¿qué?… pues tengo otro par de lentes a mano.
4. Me puedo combinar los lentes con la ropa que lleve puesta (solo los días que amanezca con ánimo perdidamente girlish).

Los lentes-anteojos-gafas, de la mengana

Compartir:
  • Facebook
  • TwitThis
  • del.icio.us
  • Digg
  • Meneame
  • MySpace
  • Technorati
  • Google
  • LinkedIn
  • NewsVine
  • Wikio
  • Live
  • Tumblr
  • YahooMyWeb


One Response to “Ese objeto llamado anteojos, lentes, gafas…”

  1. Javier Ernesto Farache

    Inexplicablemente éste ha sido el post que más me ha gustado de todo tu blog (del cual me confieso asiduo lector)… a pesar de lo sencillo, logras enganchar con las dos primeras oraciones y el resto resulta suficientemente fresco como para decidirse llegar con gusto hasta la foto (en la cual, ahora que la veo bien, como que sí noto cierta diferencia con la última vez que te vi, jejeje)…

    P.D.: Te advertí que en cualquier momento dejaba un comentario por estos lares.

Deja un comentario

Your comment



_valencia, verde y azul_valencia, verde y azul_valencia, verde y azul_nacho_nacho_nacho_nacho