Damien Rice y su deseo de no aferrarse a los recuerdos

Hoy entendí por qué Damien Rice puede asumir una mini-gira por México, Brasil, Argentina y Chile, completamente solo con su guitarra …y no morir en el intento. Yo ya lo había oído, pero tenía que vivirlo: su sola presencia genera una reacción increíble en el público. Cuando él salió al escenario todos aplaudimos, pero apenas sonó el primer acorde el silencio de la audiencia fue unánime.

Sin embargo, Damien Rice no muestra en ningún momento actitud de divo, sino más bien todo lo contrario. Justo cuando terminó “Insane”, el tema con el que abrió, se dirigió a un público al que se ganó por completo. A pesar de que era obvio que las mil (¿o dos mil?) personas que llenamos el Teatro Oriente de Santiago estábamos fascinadas ante él, ante su presencia, ante su talento y su voz dulce y desgarradora a partes iguales, Damien no estaba a gusto: le molestaba enormemente el hecho de que al menos 1 de cada 4 personas en el público estaba haciendo fotos y/o videos con cámaras o celulares. La lluvia de flashes dañaba la atmósfera que el irlandés trataba de crear: una de intimidad, de cercanía y camaradería.

Damien Rice en Santiago de ChileAsí que al principio bromeó con las cámaras. Dijo que él se había cansado de ellas, porque se había dado cuenta de que cuando se veía la vida a través de una lente, se olvidaba de vivirla. Todos nos reímos. Pero los flashes siguieron lloviendo.

La consecuencia fue que a mitad de concierto, Damien pidiera expresamente a su público que dejara de usar sus cámaras, preguntando: “¿podemos estar todos aquí, aunque sea durante una sola canción? (…) no se preocupen por nadie más, que se joda el resto del mundo”… A partir de allí cualquier flash irreverente que se atrevió a aparecer fue castigado por miembros de la audiencia.

Además del excelente compositor que muchos reconocen que es, Damien Rice es un showman ocurrente, encantador y poseedor de un humor negro (muy british). El tema de las cámaras lo convirtió en burla y lo usó para conducir el recital a esa atmósfera íntima que todos anhelabamos sin saberlo.

Luego de interpretar “Volcano”, pidió que aquellos en el público que no tuvieran cámaras subieran al escenario. Luego los dividió en grupos y les dio una parte dentro de la canción. Difícilmente sobre el escenario del Teatro Oriente habían estado antes tantas personas al mismo tiempo, cantando, compartiendo.

En más de una oportunidad Damien Rice pidió a los técnicos que bajaran las luces, quedando el teatro casi en total oscuridad. Pero el punto álgido de cercanía llegó precisamente con su tema más conocido. Antes de interpretar “The Blower’s Daughter”, pidió además que apagaran los amplificadores, monitores, micrófono y demás aparatos eléctricos. Y después cantó casi a cappella. Su voz sonó mejor en vivo que en cualquier grabación que haya oído.

Damien Rice en Santiago de ChileJusto después vino la falsa despedida. Y al regreso, complació las peticiones del público. “Cannonball”, “Accidental Babies” y “Delicate” siguieron en la lista, que cerró con una versión de “Cheers Darlin” que interpretó acompañado por un ipod, con cuatro copas de vino tinto encima y con dos invitados del público sobre el escenario, que tomaron con él. Todos amamos a Rice, en la misma medida en la que envidiamos a esos dos seres que bebieron de su vino y brindaron con él. De cualquier manera, nos hizo a todos sentirnos cómplices.

Compartir:
  • Facebook
  • TwitThis
  • del.icio.us
  • Digg
  • Meneame
  • MySpace
  • Technorati
  • Google
  • LinkedIn
  • NewsVine
  • Wikio
  • Live
  • Tumblr
  • YahooMyWeb


Tags: , ,

5 Responses to “Damien Rice y su deseo de no aferrarse a los recuerdos”

  1. Javi

    Yo no daba medio por este irlandés y terminé riéndome de sus locuras, jajaja

    Interesante.

  2. EddieGon

    Tal registro de voz no necesitó de parafernalias ni escenografías potenciadas por enormes equipos e instrumentos musicales, todo lo contrario, bastó solo su tono, su desplante, su personalidad y su sencillez para tildar la noche del Miércoles como una de las más “intimas” que he vivido, corrijo, que hemos vivido.
    Más allá de todos los personajes desubicados, vergonzosos y limitados que atormentaron de flashes a Damien, creo que no lograron opacar la magnitud de su presentación, eso simplemente bastó para hacer de Damien Rice uno de los pocos artistas sencillos, cercanos y empáticos que van quedando.
    Grande el show, grande Rice!

  3. k.ro

    uff… que envidia
    si pensé que era medio creído
    las fotos de Javi, excelentes!
    y Cheers darlin, pues que manera de terminar el concierto :O

    que bueno que hayas decidido finalmente compartir este espacio con todos
    te extraño mucho
    besos

  4. Hildita

    Excelente reseña Lau, que bueno es volver a leerte. Me sentí en ambiente a pesar de la distancia.
    Me imagino lo maravillo que fue ese concierto y lo espléndido del personaje.
    Un abrazo :)

  5. berna

    caminando por un camino increible en una ciudad increible me quedé sin baterias en la cámara…y eso fue lo que pense “que se joda el resto del mundo”…de verdad asi fue mejor. él tiene razón.

Deja un comentario

Your comment



_valencia, verde y azul_valencia, verde y azul_valencia, verde y azul_nacho_nacho_nacho_nacho