Un objeto imprescindible, una cosa material a la que él no quisiera renunciar

Mucho antes de mí, tú lo miraste y lo dejaste acercarse a ti una tarde en Galicia. Te diste cuenta en seguida de que vivía su propio exilio y que sus ideas encontraban en tus palabras una vía de expresión y desahogo.

Él te habló de internet y te mostró obras tuyas que circulaban en la red a mediados de los 90. Tú dijiste que jamás se te había ocurrido buscar tus escritos allí, en ese mundo que nunca dejó de parecerte un tanto ajeno.

Incapaz de transgredirte, él no te pidió nada (tú ya le habías dado bastante). Y después de un rato, ante la inminente despedida, tú preguntaste: “¿y no tenés nada para que te firme?”

El "objeto" imprescindible Y ahí apareció uno de tus libros. No cualquiera, sino Geografías. Tú lo firmaste con sobriedad:

“para Javier,
cordialmente,
Mario Benedetti”

Esa firma, sumada a esa obra son un objeto único e imprescindible. Ha sobrevivido exilios y desexilios, tristezas, esperanzas y renovaciones.

Él lo conserva como un recuerdo y a la vez como un testimonio de que la literatura y la poesía pueden ayudar a sanar a un alma herida.

Mil gracias.

Compartir:
  • Facebook
  • TwitThis
  • del.icio.us
  • Digg
  • Meneame
  • MySpace
  • Technorati
  • Google
  • LinkedIn
  • NewsVine
  • Wikio
  • Live
  • Tumblr
  • YahooMyWeb


Tags: , ,

3 Responses to “Un objeto imprescindible, una cosa material a la que él no quisiera renunciar”

  1. Hildita

    Que belleza de post amiga.

  2. berna

    tal como ayer, se me erizó la piel.
    pero en este mundo a veces pleno, a ratos vano, nos quedan sus letras, sus pensamiento, su espíritu…
    grande eres y seguirás siendo Viejo!
    gracias lau.

  3. ivonne

    como siempre tan en mi piel se me queda Benedetti …
    sentado en un banco en la plaza …siempre alerta a darnos sus paginas cotidianas … te extraño

Deja un comentario

Your comment



_valencia, verde y azul_valencia, verde y azul_valencia, verde y azul_nacho_nacho_nacho_nacho