Aerosmith en vivo: solo importa el rock

Aerosmith en vivo | Fotógrafa: Paula Farías

Cuando Steven Tyler está sobre el escenario poco le pesan sus 62 años, el par de kilos que ha ganado o el clima. El vocalista permaneció indiferente ante el frío que hizo la noche del martes en Santiago, mientras Aerosmith se presentaba al aire libre en la elipse del Parque O’Higgins.

La banda dio inicio a su show pasadas las 21 horas con una seguidilla de éxitos mundiales. “Love in a elevator” fue el primero y dio paso a “Falling in love (is hard on the knees)”. A partir de allí, Tyler se sacó el abrigo y siguió con “Pink” y “Dream on”, dos de los pocos temas que lograron encender a un público que, al menos en la cancha VIP, permaneció un tanto distante.

Tema tras tema, cada uno de los integrantes de Aerosmith demostraban su talento en el que ha sido su oficio por más de 40 años; pero aunque el concierto está pensado para que cada músico tenga su momento -Joe Perry y Brad Whitford en las guitarras, Tom Hamilton en el bajo y Joey Kramer en la batería-, siempre es el inquieto vocalista quien conserva el rol protagónico.

Y es que Tyler es lo que todo frontman debe ser: un tipo con carisma y entrega, que le hace creer al público que está dispuesto a dejarlo todo sobre el escenario, aún cuando cada detalle haya sido planeado minuciosamente.

A mitad de la noche “I don’t want to miss a thing” quebró distancias y fue cantada por miles. Luego, interpretaron “Rag doll”, “What it takes” y “Sweet emotion”, con Joe Perry luciéndose en la guitarra y utilizando un talk box al inicio de la canción (tal como en la versión original) y un theremín al final.

En el repertorio también tuvieron cabida un par de covers. El primero de ellos fue “Stop Messin’ Around” de Fleetwood Mac, en el que Perry tomó el micrófono y Tyler la armónica. Poco después le siguió una versión del clásico de Big Joe Williams, “Baby, please don’t go”.

Con “Draw the line”, Aerosmith dejó el escenario, para volver con “Walk this way”. Con el torso casi desnudo y evidencias de que su garganta sí resentía el frío, el vocalista juntó fuerzas para interpretar “Train Kept A-Rollin’”.

El cierre definitivo vino con una canción que no podía faltar: “Crazy”. Antes de despedirse, Steven Tyler bromeó con el público y preguntó: “¿creen que me veo gordo?”. También dio las gracias, diciendo que había sido una noche hermosa.

No fue perfecta, pero sí fue hermosa.

Review escrito para RockNvivo.com

Compartir:
  • Facebook
  • TwitThis
  • del.icio.us
  • Digg
  • Meneame
  • MySpace
  • Technorati
  • Google
  • LinkedIn
  • NewsVine
  • Wikio
  • Live
  • Tumblr
  • YahooMyWeb


Tags: , ,

Deja un comentario

Your comment



_valencia, verde y azul_valencia, verde y azul_valencia, verde y azul_nacho_nacho_nacho_nacho